El enviado
23884
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-23884,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.4,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,side_area_uncovered,smooth_scroll,no_animation_on_touch,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

EL ENVIADO.

 

El enviado surge tras mi conversación con Tatiana en el Palacio de Ubieta donde ella me regala lo mas preciado para mí, su interior.

No existe mayor recompensa para mi trabajo que romper esa barrera de lo estrictamente profesional y dar paso a la plena confianza donde todo fluye, donde desaparece el videografo para dar paso al Iñigo, donde ya no eres uno cualquiera sino uno mas de su día y ahí, en ese preciso instante, aparece la magia que persigo, eso que todo lo cambia, una pepita de oro minúscula que resulta ser el detonante de una historia dura y bella a la vez.

Los recuerdos son nuestro mayor tesoro y, que de alguna manera, pueda ser un vinculo para dejarlos plasmados en imágenes es sin duda, lo que me hace continuar en este duro y despiadado oficio donde no existen las horas, donde dejas parte de tu vida, de tu pareja, de tus hijos por alcanzar un sueño que quizás, no llegue a conseguir jamas.

Quizás mi reflexión sea dura pero nadie dijo que esto iba a ser fácil y efectivamente, no lo es.

Espero que todo este esfuerzo, sacrificio y pasión por el buen hacer mío, termine siendo uno de vuestros mayores recuerdos.

Tati y Raul, gracias por ofrecerme el privilegio de ser vuestro elegido, por mostraros tal y como sois y por haberme ayudado a seguir creciendo como profesional.

Ya formais parte de mi humilde historia pareja.